Home Nación El Gober Precioso ni sufre ni se acongoja, disfruta unas botellas de coñac y pornografía en prisión
Nación - 3 semanas ago

El Gober Precioso ni sufre ni se acongoja, disfruta unas botellas de coñac y pornografía en prisión

La justicia se tardó 15 años en dar este importante paso.

A fin de cuentas Mario Marín Torres, el Góber Precioso, cayó en su madriguera de Acapulco.

Ahora enfrenta proceso en Cancún en la misma cárcel que Jean Succar Kuri, condenado a 112 años por corrupción de menores y pornografía infantil.

Marín está acusado de dar la orden de torturar a la periodista Lydia Cacho como “escarmiento“ por exhibir los abyectos delitos sexuales del Rey de la Mezclilla, José Kamel Nacif Borge y otros compinches.

Pero ¿cómo es la vida del exmandatario poblano ahora que cambió los aires del Pacifico por los del Caribe?

Esta es la conversación que sostuvo con Jean Succar Kuri (JSK) tras ser internado en el penal de las Antillas:

JSK: ¡Mario Plutarco! ¡Qué gusto verte, papá! ¡Estás más gordito!

Mario Marín Torres (MMT): ¡Qué onda Tío Johnny, saca las porno!

JSK: ¡Jajaja! No pierdes tu sentido del humor, mi Góber Precioso. Bienvenido al Cereso de Cancún, papá, no es lo mismo que mis Villas Solymar donde nos tomábamos unas botellas bellísimas de coñac con Pepe Kamel, pero aquí también te la puedes pasar a todo dar, si tienes lana para no hacer la fajina.

MMT: Por eso quiero que mi juicio sea con el nuevo sistema oral en vez del tradicional, me urge salir para arreglar unos asuntitos que tengo por ahí pendientes con mi notaría en Puebla que no me ha cerrado el gobernador Miguel Barbosa… me deja al año unos 25 milloncitos, aunque sea para pagar las botellas. ¿Y qué hay de nuevo? ¿Qué dice el canijo de Pepe Kamel? ¿Tú cómo vas?

JSK: Pues Pepe se fue allá con los harbanos a Líbano, papá, creo que ya hasta puso su planta de textiles como la que tenía en Puebla y México pidió su extradición. Yo aquí ando, mi proceso sigue abierto… por cierto que el año pasado le dieron su coscorrón a uno de mis hijos y lo detuvieron aquí en Cancún con una amiguita colombiana y sus cuates, nada más porque andaban probando sus armas. Contigo nunca hubiera pasado eso, mi Góber.

MMT: No te me agüites, mi Johnny. Todos vamos a ser los héroes de esta película.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *